Santa Fe participó del 7° Encuentro de Ciudades Inteligentes

Santa Fe participó del 7° Encuentro de Ciudades Inteligentes

 

 

Fue organizado por la intendencia de Montevideo, Uruguay. En ese marco, la Municipalidad de Santa Fe presentó el Sistema Tecnológico de Gestión Avanzada para la operatividad del riesgo hídrico que fue desarrollado en la capital provincial.

 

La Municipalidad de Santa Fe participó del séptimo Encuentro de Ciudades Inteligentes, organizado el pasado miércoles de manera virtual por la intendencia de Montevideo (Uruguay). El eje de esta edición fue la innovación para el desarrollo sostenible.

 

La secretaria de Asuntos Hídricos y Gestión de Riesgo municipal, Silvina Serra, expuso en el tercer módulo, titulado: “¿Cómo innovan hoy las ciudades de América Latina?”. En consonancia, los ejes de las disertaciones hicieron hincapié en que las circunstancias actuales imponen una doble mirada de acción inmediata y transformación a largo plazo.

 

En la oportunidad, la sostenibilidad se convirtió en la palabra clave. Y en ese proceso, la innovación se mencionó como una herramienta con capacidad para solucionar problemas sociales, urbanos y ambientales que, a su vez, permita incluir e incrementar las oportunidades de desarrollo, aumentar la eficacia y acortar los tiempos de respuesta de los gobiernos.

 

Junto con Serra, el panel estuvo integrado por Felipe Peixoto, coordinador del Centro de Operaciones de Río de Janeiro, Brasil; Juan Carlos Parada, asesor de la Oficina del Alto Consejero Distrital de TIC, Alcaldía de Bogotá, Colombia; Gustavo Kienzelmann, director de Inversiones y Relaciones Internacionales de la Municipalidad de La Plata, Argentina; y Paulo Krauss, director de Negocios de la Agencia Curitiba de Desarrollo e Innovación, Brasil.

 

El desafío de innovar

 

Durante su alocución, la secretaria de Asuntos Hídricos presentó el Sistema Tecnológico de Gestión Avanzada para la operatividad del riesgo hídrico para Santa Fe, desarrollado por la Municipalidad. En esa línea, la funcionaria indicó que, a raíz de la vulnerabilidad hídrica que presenta la ciudad, fue indispensable avanzar en obras de infraestructura clave para la protección contra inundaciones y anegamientos.

 

En ese marco, detalló los trabajos realizados hasta el momento: 230 kilómetros de conductos de drenaje, 60 kilómetros de terraplenes, 60 puntos de operaciones (estaciones de bombeo y compuertas) y 30 grandes reservorios.

 

“Durante la gestión, observamos que la clave para disminuir la cantidad de anegamientos durante lluvias intensas es la toma de decisiones eficientes, en la planificación del mantenimiento, en la administración de la red de drenaje urbano y en la operación de los puntos de control”, indicó Serra, y detalló que la Gestión de Drenaje Urbano consiste en “cambiar la concepción de redes de escurrimiento estáticas a dinámicas, donde aparece un conjunto de información que permite actuar de manera más eficiente”.

 

En ese sentido, la funcionaria mencionó que la concepción de red dinámica plantea la modernización de la gestión del drenaje urbano, un aprovechamiento máximo de las redes existentes, la optimización de las inversiones, la mejora del medio ambiente y los servicios públicos, y producir un ahorro económico. “Los componentes para poner en funcionamiento este sistema son: una base de datos geoespacial, un sistema de monitoreo de las variables hidrológicas y un modelo de simulación hidrológica-hidráulica de las cuencas de la ciudad”, puntualizó Serra.

 

A través del uso de esta tecnología, desde la Municipalidad se busca mitigar el riesgo hídrico asociado a las inundaciones por crecidas y anegamiento por lluvias intensas. Para ello se trabaja con el software Hydro-BID Flood, que permite el control y monitoreo del drenaje urbano.

 

También se persiguen cinco metas concretas: elaborar un diagnóstico del comportamiento hidrológico-hidráulico de las cuencas urbanas de la ciudad de Santa Fe; identificar y priorizar sectores problemáticos que surgen ante eventos de inundación y lluvias dadas las características de las cuencas; facilitar la planificación, selección y diseño del tipo de medidas de intervención; evaluar el impacto de tales intervenciones; y optimizar inversiones.